``Rehabilitación Masticatoria Respiratoria´´

He leído varios nombres para referirse al equilibrio de las funciones neurovegetativas primarias, las que nos mantienen vivos, como la masticación, respiración y deglución. Unos lo llaman Ortotropía, otros Mewing, yo prefiero llamarla Rehabilitación Masticatoria Respiratoria (RMR). Todas estas terapias tienen como objetivo guiar el correcto crecimiento y desarrollo maxilofacial, mejorando así la estética facial.

“Las bocas más bonitas, son las que mejor funcionan” 

 ¿Cómo logramos eso? Con unos dispositivos llamados CONFORT del Dr. Emilio López Jiménez, son removibles (de quita y pon) y se ponen en casa, 2 ratitos de día de no más de 30 minutos y para dormir. Estos dispositivos se acompañan de una terapia miofuncional con unos ejercicios que debes de realizar para lograr una respiración nasal simétrica, una buena colocación de la lengua y una masticación bilateral y enérgica. Como la función hace la forma, seremos capaces de corregir maloclusiones (sobremordidas, mordidas abiertas, mordidas cruzadas, apiñamientos dentales) sin necesidad de colocar aparatos de ortodoncia. La duración aproximada es entre 12 y 18 meses.

Es importante guiar ese crecimiento de los maxilares y del desarrollo facial de forma temprana, en niños, aunque también se trata a adultos. Se puede empezar a edades de 3-4 años, no hay que esperar.

Somos una sociedad industrializada, donde cada vez se consumen más alimentos procesados y menos “comida de la abuela”. Una dieta blanda hace que nuestros músculos no trabajen y que, por lo tanto, nuestros maxilares no crezcan, de ahí que los dientes permanentes estén apiñados.

“Todo lo que no usas, termina atrofiándose”

 Casi todos los niños experimentan al menos una nariz obstruida en la primera infancia y muchos (casi un 40%) se convierten en respiradores orales, con las consecuencias tan nefastas que eso tiene para un correcto crecimiento maxilofacial y para nuestra salud en general. Está claro que por donde se tiene que respirar es por la nariz, que es el órgano que filtra el aire que llega a nuestros pulmones, y que por la boca se come, no se respira.

No pensemos que tenemos los dientes posicionados de una u otra manera por herencia, también intervienen factores ambientales sobre los que sí podemos influir como, la masticación unilateral, una mala posición de la lengua, mala postura oral, respiración oral, falta de sellado labial, uso prolongado del chupete o succión digital… Todos estos factores podemos corregirlos para lograr un correcto patrón de crecimiento maxilofacial a través de la RMR.

Aquí os muestro algunos resultados de la RMR: